Obradovic: «Dusan Ivkovic me dijo que no fichara por el Partizan, pero al final la decisión es mía»

Γιάννης Σταυρουλάκης
Obradovic: «Dusan Ivkovic me dijo que no fichara por el Partizan, pero al final la decisión es mía»
Zeljko Obradovic habló con Gazzetta sobre su decisión de unirse al Partizan, su vida en general y explicó lo que aconsejaría a su yo más joven.

¿Cuál fue su mayor temor como entrenador debutante?

«Miedo no es la palabra adecuada. El miedo no es el sentimiento que tuve en ese momento… ¡Lo que me preocupó más que nada ese primer año fue tener la respuesta a todas las preguntas que un jugador pudiera hacerme! Ahora, después de 30 años las cosas me son muy fáciles. Quería tener la respuesta a todas las preguntas. Si no tuviera la respuesta correcta, ¡sería muy difícil que me respetaran! Intento prepararme para tener la respuesta correcta. En cada momento. Por supuesto, la ayuda del profesor Nikolic fue enorme en ese momento. Estuve dos años a su lado y no tengo ninguna duda de que tomé la decisión acertada después de mi primer año en el Partizan donde lo ganamos todo, cuando decidí quedarme un año más mientras tenía ofertas. Porque así tendría la oportunidad de volver a trabajar con Aca Nikolic. ¡Fue una de las mejores decisiones de mi vida! Seguí mejorando. Creo que cada día es una oportunidad para mejorar. ¡Estoy mejorando incluso ahora, a los 61 años! Hablo con mis compañeros de trabajo, con gente que ama el baloncesto, con gente que lleva muchos años en el club. Toda la información que recibo es útil».


Dicen que algunos momentos determinan nuestro rumbo. ¿Ha pensado que la historia se habría escrito de otra manera si Sasha Djordjevic no hubiera metido ese triple en Estambul?

«No lo sé... Toda esta charla es hipotética. La verdad, la canasta de Sasha nos ayudó a todos en nuestras carreras. ¿Sabe algo? Es muy fácil decir tal cosa y sacar conclusiones. Todo el mundo habla así, pero el baloncesto es otra cosa. Metió esa canasta y ganamos. Hicimos un gran partido. Fue el equipo más joven de la historia del baloncesto en ganar la Copa de Europa. Podíamos haber ganado el partido antes y ser campeones de Europa. Todo el mundo habla de esa jugada, pero si vuelves a ver la canasta de Jofresa antes del triple de Djordjevic… Fue una canasta muy difícil. Hablábamos antes sobre el destino. Sasha se merecía esa oportunidad. Ese era el gran sueño de todos los jugadores serbios. ¡Corre por todo el campo, lanza el último tiro y anota en el último segundo! Sin duda, ese tiro cambió nuestras vidas. Pero como le dije, creo que podríamos haber ganado el partido mucho antes».

Al final entrenador, ¿hacemos nuestro destino o lo encontramos hecho?

«No lo sé… Mucha gente cree en el destino, o como quieras llamarlo. Lo que creo es que hay momentos en los que tenemos que tomar decisiones importantes. Decidir sobre nuestro futuro, sobre nuestra vida, sobre lo que realmente queremos hacer. Ahí hay que estar listo. Todo tiene que ver con la emoción. Una vez que tomo una decisión, no entro en el proceso de pensar en lo que sucedería si tomara un camino diferente. Decides y vives con tus elecciones. ¡Tomas una decisión y la vives! Lo apoyas y tienes que llevar tu idea hasta el final. Es importante sentirse bien, ser feliz. Creo que la felicidad es lo más importante en la vida. Junto, por supuesto, con la salud ».

La semana pasada, Dusan Ivkovic hizo algunas declaraciones, destacando, entre otras cosas, que "le dije a Zeljko que su decisión de ir al Partizan era un gran riesgo". Después de todo, ¿por qué no escuchar a su padrino?

«Todo el mundo conoce mi relación con Duda. Es una persona a la que admiro mucho, tenemos lazos familiares y siempre le escucho. Lo discutimos. Pero al final, la decisión es mía. Traté de explicarle mi motivación y por qué regresé. La gente me sigue preguntando... Algunas personas dicen que perderé. Mi pregunta es ¿qué tengo que perder? Dígame… ¿Qué tengo que perder ahora? Solo sé una cosa. Que intentaré todo, que daré todo lo que tengo dentro y pediré a mis jugadores que hagan lo mismo para triunfar. Si eso no es suficiente, dígamelo. Estaré tranquilo conmigo mismo porque sabré que traté de hacerlo todo. En la vida hay buenos y malos momentos. Hasta ahora, hablando de mi vida profesional, he vivido muchos momentos bonitos. Pero también hubo obstáculos. Es una parte de la vida. En lo que sucede hoy no cuenta el pasado. Tienes que pensar en lo que tienes frente a ti. Esa es la forma en que pienso».

Obradovic

Entonces, ¿cree que este regreso al Partizan es la respuesta a los que dicen que Zeljko Obradovic siempre trabaja con grandes presupuestos?

«Les daré un ejemplo ... Fui entrenador del Partizan y en mi primer año ganamos los tres títulos. Ganamos el campeonato, la copa de Yugoslavia y la Copa de Europa. En algún momento, se hubo dinero para dar algunas primas. Insistí en que se les pagara primero a mis jugadores y cuerpo técnico. Les dije: "Cuando tengan dinero, ya me pagarán". Y llegó en el segundo año. La situación financiera era un desastre. ¡Trabajé gratis! ¡Cero, cero euros en todo el año! ¡Cero dinares! ¡Y ni una prima! Esta fue la situación en mi segundo año en Partizan. Y ahora tengo que meterme en el proceso de responder a los que dicen que trabajo por dinero, que lo que me importa son los presupuestos y los contratos. ¿Tengo que contestarles? Al año siguiente fui a Badalona. Si mira el presupuesto del Joventut en relación con otros equipos... Luego fui a Treviso. Real Madrid, Panathinaikos y Fenerbahce. La gente siempre estará a tu lado o tratará de culparte por algo. Sé cuál es la verdad y, lo más importante, cómo me siento. Por otro lado, después de 30 años de hacer este trabajo y todo lo que he logrado, creo que ahora tengo derecho a decidir sobre mi vida. Dónde voy a trabajar. ¡El día de la presentación dije que la razón por la que regresé al Partizan estaba muy dentro de mí! Porque amo a este equipo. Todo comienza con eso ».

¿Cuál es su mayor sueño ahora?

«Todos los que estamos en la organización del Partizan entendemos que está pasando algo muy importante. Hay un ambiente muy positivo. La Liga Adriática de este año probablemente será la mejor de los últimos años, con tantos buenos equipos. Mi sueño para el Partizan es volver a ver a nuestra afición en la grada. Esto significará que nos desharemos del coronavirus. Este es mi primer deseo. Si lo hago, todos mis otros deseos serán más fáciles de cumplir. Tenemos metas por delante. No sé si tiene sentido repetirlas. Lo dije en la presentación: quiero llevar al Partizan al lugar que se merece. Jugar en la Euroliga. Esta es mi visión. Tener un buen año, trabajar duro, tener el apoyo de la gente, respetar a los rivales. Y, sobre todo, disfrutar del baloncesto ».

¿Qué consejo le daría al joven Zeljko Obradovic? Si tuviera la oportunidad de escribir una carta a su yo más joven ...

«En primer lugar, no soy la misma persona que era hace 30-40 años. Me preguntó antes que por cuando tenía 30 años. Le expliqué que era diferente, seguro. Todos los días cambiamos, todos los días intentamos ser mejores personas. Esto es lo más importante. Quizás una cosa que cambiaría es no reaccionar tanto ante algunas situaciones. No tan rápido, para estar más tranquilo a veces. Ya sabe, en estos casos la experiencia ayuda. Ahora estoy más tranquilo. "Quizás ese sería el consejo».

¿Cuánto le afectó el castigo a Yugoslavia, cuando el Partizan disputó sus partidos en Fuenlabrada?

«Milenko Savovic estuvo allí para buscar un sitio para nuestros partidos en casa. Fuenlabrada estaba muy cerca de Madrid. Hubo períodos en los que estuvimos allí durante 7-10 días para jugar dos partidos en la Copa de Europa. Recuerdo que antes de nuestro primer partido en Fuenlabrada, no teníamos ninguna experiencia. No sabíamos cómo nos recibirían los españoles, así que les dije a mis jugadores que teníamos que jugar como si tuviéramos una final frente a nosotros. Mostrar carácter. ¡Tenemos que obligar a esta gente a hacerse nuestra! Y finalmente sucedió. Todo el año fue como jugar en Belgrado. El equipo era el Partizan Fuenlabrada. Además, nuestra presencia allí ayudó al Ayuntamiento de Fuenlabrada a adquirir un equipo en la ACB en los siguientes años. Incluso en los dos partidos que jugamos contra equipos españoles, contra Joventut y Estudiantes, ¡nos animaron! Lo hablábamos entre nosotros y su respuesta fue alucinante. "¡El Partizan es el equipo de nuestra ciudad!" Desarrollamos unos lazos tremendos».